Post Image

Lo que me encanta de LPF es sentir tantas cosas en tan solo 20 minutos de sesión

Soy Aroa González, mamá de dos soletes de 3 y 5 años. A los dos meses de mi primer parto, un campañero me habló de LPF, no había oído hablar de ello y me invitó a probar.

 

Estuve dando 7 clases con él y luego ya practicaba en casa. Lo que me encantó es que podía aprovechar mientras mi bebé dormía a hacerlos y el sentir tantas cosas en tan solo 20 minutos de sesión, como la succión al subir todos mis órganos pélvicos, la corrección postural y la mejora respiratoria.

Tuve un parón sin practicará incorporarme de nuevo al trabajo, pero en cuanto di a luz a mi segunda hija, me apunté a dar clases con una amiga que tenía la formación de Low Pressure Fitness y con ella aprendí muchísimo, nuevas posturas, incorporación de material en las sesiones, liberación miofascial… y una recuperación fabulosa del posparto. Me sentía muy bien y me estaba «enganchando a esto, y fue ella la que me ánimo e informó de LPF y su curso online, cosa que para mi era primordial por la falta de tiempo que disponía.

 

Comencé la formación y la verdad que me sorprendió para bien, los temarios muy completos, los videos con las explicaciones muy claras y una atención rápida de mi tutor Piti que en menos de 48h contestaba todas mis dudas. Ahora estoy certificada en LPF y con ganas de enseñar la cantidad de beneficios que tiene practicar esta técnica, de que vean que se puede realizar donde más te apetezca, con niños, en la playa, en la montaña…

Creo que sería necesario que el los hospitales informaran más de este método para evitar complicaciones en el posparto y futuras lesiones.

Espero que esto te sirva. Gracias por toda la ayuda. Por cierto, aún no he recibido el PDF con la certificación.

Un saludo

Aroa González

LPF-CT

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *